Recorriendo Egipto: Una historia de Faraones, Pirámides y el río más largo de África.

Parte 1.
El Cairo, capital egipcia.

Aterrizamos en El Cairo a las 16:40 hrs. Pedimos un Uber para viajar del aeropuerto a Guiza. Lo que no sabíamos era que debíamos cruzar toda la ciudad. Guiza técnicamente no es parte de El Cairo, es más bien otra ciudad. Queríamos dormir frente a las pirámides, para nosotros el principal atractivo, asi que reservamos unas noches en un hotel con vista a las pirámides de Guiza :D. Nos tomó cerca de 2 horas cruzar la ciudad en la hora del taco (la hora de más tráfico como decimos en Chile). Tomamos la autopista y el impacto de una ciudad donde reina el caos fue instantáneo. Miles de autos en una autopista sin ninguna demarcación, vehículos ocupando cada espacio disponible, bocinas que van y vienen sin motivo aparente, para ellos un lenguaje natural, para nosotros el estrés de una gran ciudad.
Nadie avanza.
El auto se mueve a ritmo de peatón y un grupo de niños aprovecha de pedir plata aferrándose a lo que fuese del auto. Por momentos nos sentíamos en una película gringa, de esas en que el protagonista es testigo del caos de alguna ciudad africana. Pero esto no era ningún cliché cinematográfico. Niños sucios, corriendo sin zapatos y sus ropa rasgadas, con mocos sin sonar y lagañas en los ojos, nos tiraban besos tratando de pedir dinero o algo de comer. El conductor nos decía, “no se preocupen, no les den nada. Estos niños tienen de todo, el Estado se los proporciona. Piden porque sus padres no quieren trabajar…”, nuestra impresión en los días que continuaron sería muy distinta. La imagen nos quedó grabada.

Vista de El Cairo, desde la Ciudadela.
Vista de la ciudad de El Cairo, desde las terrazas de la Ciudadela.

El Cairo, una ciudad de 9.5 millones de habitantes (aunque en su área metropolitana tiene más de 16 millones), es la capital y la ciudad más grande de Egipto. Es considerada la mayor ciudad del mundo árabe. Su historia se remonta a muchos miles de años atrás, el principal motivo por el que viajamos acá. Mi admiración por la época de los faraones comenzó desde muy pequeño. Ver las pirámides, la Esfinge, jeroglíficos o estatuas monumentales de dioses y faraones como Ramses II, eran parte de mi sueño. Me atrevería a decir que el de muchos. Y obviamente en un viaje por África es una parada obligada. Sabíamos de la primavera árabe, de los recientes golpes de Estado y los problemas que ha vivido el país en los últimos años, pero decidimos viajar igual. Nunca se sabe hasta qué punto las noticias que ves son ciertas. La cosa es que el caos de El Cairo se convirtió inmediatamente en el más grande que hubiésemos presenciado en todas las ciudades que hemos visitado. Basura por montones, malos olores, una sobrepoblación evidente y todo a medio construir o directamente destruido. Barreras policiales y controles por todos lados hacen de la ciudad un lugar bastante inhóspito para el turista. Esto sumado al calor de la época en la que fuimos (mediados de Julio) nos hicieron disfrutar de cada lugar prácticamente solos.

Pirámides de Guiza durante el show de luces.
Pirámides de Guiza durante el show de luces.

Llegando a Guiza la situación no es mejor. Más desorden, más basura y mucha más pobreza. Aún así el beneficio de estar al lado de una de las ruinas más famosas del mundo, nos animaba bastante. El recibimiento fue bueno. Nos ofrecieron un jugo de naranja mientras caía el sol y comenzaba el show de luces que se hace cada noche en las Pirámides de Guiza. Si bien para ver el show hay que pagar entrada, nosotros podíamos verlo desde el comedor cada atardecer. Sin duda le sacamos partido ya que al final de nuestra estadía sabíamos el diálogo y el show casi de memoria.

Conociendo las Pirámides de Saqqara y Guiza.

Al día siguiente tomamos un tour por las distintas pirámides que hay en las cercanías de El Cairo. Y para poner un poco de contexto, la onda es así…

Cerca de El Cairo, está la antigua ciudad de Memphis. Ésta fue la capital del antiguo imperio Egipcio durante muchos años. Fundada por el primer faraón de Egipto, se cree que en algún momento fue la ciudad más poblada del mundo. Muy cerca de Memphis, se encuentran las ruinas arqueológicas de Guiza, Saqqara y Dashur. En todas ellas hay mastabas (un tipo de tumba egipcia, construida inicialmente en bloques de adobe y posteriormente de piedra) y pirámides. En 1979, debido al imparable crecimiento de El Cairo, la Unesco declaró todo este sector Patrimonio de la Humanidad. Se han encontrado más de 100 pirámides en Egipto, pero en este sector es donde se encuentran las primeras y la mayor cantidad de ellas. Y al día de hoy, aún se siguen encontrando restos.

Ruinas de Saqqara.

Puerta de entrada al Templo de Imhotep. Interior del Templo de Imhotep. Pirámide escalonada de Zoser. Jeroglíficos en las ruinas de Saqqara.

Partimos el día en las ruinas de Saqqara. Aquí se encuentra la pirámide escalonada de Zoser. Famosa por su forma y por ser la primera pirámide de grandes dimensiones. Saqqara fue abandonada luego de unos años para comenzar a construir las pirámides en Guiza. Aunque luego se volvió a utilizar. Esto explica la construcción de pirámides de distintas dinastías en el terreno. Además de la pirámide de Zoser, se pueden ver algunas otras ruinas de la época como el templo de Imhotep (el primer arquitecto conocido y creador de la pirámide de Zoser), la pirámide de Userkaf y la pirámide de Teti. Para nosotros vale la pena ir, es un lugar interesante con una pirámide muy distinta a todas las demás que vimos y algunos jeroglíficos en muy buen estado. Pero debemos decir que el viaje es largo y la visita no dura más de una hora, por lo que si has visitado otras ruinas egipcias, por ahí no es de todo el interés. Aquí por primera vez nos enfrentamos a cómo se hacen los tours en Egipto. Se cobra entrada para visitar los yacimientos arqueológicos, pero en muchos está prohibido sacar fotografías o filmar en los interiores. Aunque es posible pagar entradas diferenciadas a precios absurdos (a veces duplican el valor de la entrada) para poder hacer tomas. Una vez dentro de cada ruina, siempre hay algún guardia/guía/vago vigilando que te dice que te va a llevar para que tomes algunas fotos. Luego, te cobrará lo que quiera. Nosotros habíamos sido advertidos de esto por nuestro guía quien nos dijo que quedaba a nuestro criterio, también lo leímos en varios blogs. Nosotros preferimos no pagar. No nos gusta alimentar este tipo de turismo, sobre todo porque cuando cobran la entrada dicen que entras a un lugar protegido, pero ellos la verdad es que dentro del lugar no se preocupan de quién está ahí ni qué está haciendo. Esto lo vimos en todas las ruinas que visitamos en Egipto. También se ven muchos personajes colándose en las fotos para cobrar unas monedas.

La antigua ciudad de Memphis, hoy un pequeño museo.

Esfinge en Memphis. Coloso de Ramses II. Cabeza coloso de Ramses II. Mano coloso de Ramses II.

La visita siguió en el museo de Memphis. Como decía antes, en la antigüedad, Memphis fue la capital del Imperio de Egipto. Ostentando este título durante siglos. Luego de varias disputas, con la fundación de Alejandría, considerada la nueva gran capital de Egipto, Memphis lentamente fue olvidada. Cayó en la pobreza y fue abandonada. Sus ruinas se convirtieron en la cantera para la construcción de varios edificios en una nueva ciudad, la que se conocería como El Cairo. Hoy en día, en esta zona se encuentra un pequeño museo con importantes estatuas de Ramses II, varias estatuas colosales y una gran esfinge entre otros restos arqueológicos. Siendo honesto, la visita es interesante y hay cosas muy atractivas para ver, pero si vas a visitar el Museo Nacional de El Cairo u otras ruinas de las dinastías faraónicas, por ahí es un lugar prescindible. Incluso me atrevería a decir que si conoces el Museo Británico de Londres, donde hay miles de restos de Egipto, este museo no impresionará en lo más mínimo. La visita no dura más de 30 minutos y tampoco hay mucho que aprender ahí, el lugar no está en muy buenas condiciones y las obras parecen olvidadas en este lugar. A excepción de la gran estatua de Ramses II que quedó anclada al suelo ya que se rompió durante su construcción y la dejaron abandonada.

Necrópolis de Guiza y la Gran Pirámide.

Luego de la rápida visita a Memphis, partimos a la Necrópolis de Guiza. Aunque antes hicimos una parada por una tienda de papiros (promocionada por nuestro tour), de donde salimos con un lindo souvenir :D.

Llegamos a la Necrópolis de Guiza (el mayor recinto funerario del antiguo Egipto), probablemente en la peor hora para visitarla. El sol pegaba justo sobre nosotros y el calor era intenso. La temperatura superaba los 40ºC y nosotros lo sentíamos violentamente. Lo positivo de esto, es que éramos prácticamente los únicos en el complejo de pirámides.

Necrópolis de Guiza. Gran Pirámide de Guiza. Dromedarios en las Pirámides de Guiza. Esfinge y la Pirámide de Kefren.

Guiza es famosa por sus tres pirámides más grandes. La pirámide de Keops, conocida también como la Gran Pirámide, es la única de las antiguas siete maravillas del mundo aún en pie. Se estima que está construida por 2.3 millones de bloques de piedra cuyo peso aproximado es de 2 toneladas y media por bloque (aunque hay muchos que pesan más). En la antigüedad estaba recubierta por unos bloques de piedra caliza blanca y pulidas. Pero esto se cayó hace muchos años y los turcos otomanos utilizaron parte de esto para construir El Cairo. Junto con las pirámide de Kefren y Miscerino, quienes se sucedieron como faraones entre si, siendo cada pirámide más pequeña que la otra.

Caminamos un buen rato bajo el calor (no hay sombras por ninguna parte) y si bien no visitamos el interior de la Gran Pirámide, fuimos a varios miradores para observarlas desde distintos ángulos. También caminamos por el templo que precede a la Esfinge, pasando por un estrecho camino que conduce directamente a ella y la vimos desde cerca, sueño hecho realidad :D. Es cierto, no es tan grande como uno se la imagina viendo fotos, pero de todos modos es impresionante. Se cree que la Esfinge podría tener la cabeza del faraón Kefren, cuya pirámide está detrás y que su cuerpo sería de un león. Antiguamente estaba pintada y durante siglos estuvo enterrada en arena, lo que quizás permitió que no se desgastara completamente por la erosión. Tenía una barbilla, que hoy día está en el Museo Británico de Londres. Durante años se han hecho trabajos de restauración, pero la erosión sigue haciéndole daño. La verdad es que es increíble ver de cerca este lugar que aparece en tantas historias, del cual se han formulado miles de teorías y leyendas. Como por ejemplo que Napoleón le voló la nariz, lo que se sabe no es cierto. Protagonista de múltiples películas, libros, cómics, etc… Es un lugar con tantas historias que resulta agobiante llegar sin saber mucho. Para nosotros, es un lugar que vale la pena visitar. Recomendaríamos leer bastante del lugar antes de la visita ya que de otro modo les pasará como a nosotros, verse bombardeados por una gran cantidad de información, de nombres a ratos impronunciables y fechas que van y vuelven haciendo la línea de tiempo difícil de visualizar. Es bueno quizás entender que las pirámides tenían como función principal contener la esencia del faraón por toda su eternidad. Comenzaron a ser construidas como escaleras gigantes que se elevaban al cielo (lo que explicaría la forma escalonada de la pirámide de Zoser) y fueron evolucionando en forma. Todas con forma triangular apuntando al cielo. Y por último recomendaríamos venir en una época menos calurosa. Junio y Julio son los meses de más calor en Egipto.

Pirámides de Guiza durante el show de luces.
La Esfinge en la Necrópolis de Guiza.

Para terminar el paseo, nuestro guía nos llevó nuevamente a un nuevo lugar promocionado por su tour. Aprendimos también que los tours suelen hacer este tipo de paradas en negocios amigos para promocionar productos locales. No teníamos idea que Egipto es famoso por las esencias (material base para los perfumes). Nos hicieron oler un montón de ellas que son las bases de perfumes de Carolina Herrera, Hugo Boss, Lancôme, Thierry Mugler, entre otras marcas. De acá eso sí, no llevamos nada. Como anécdota, lo bueno de cada una de estas paradas, es que ofrecen agua, té o bebidas. También tienen aire acondicionado, lo que supone un buen descanso después de las visitas.

Caminando y paseando por El Cairo.

Museo Egipcio de El Cairo.
Museo Egipcio de El Cairo.

Al día siguiente salimos mas tarde, para evitar un poco el calor. Tomamos un Uber (recomendamos pedir Uber para evitar estar negociando infinitamente con los egipcios y los precios son mejores), que nuevamente tardó muchísimo en llegar donde íbamos. Queríamos conocer el Museo Egipcio, el mercado de Khan el-Khalili y sus alrededores.

Estatua en el Museo Egipcio de El Cairo. Estatua en el Museo Egipcio de El Cairo. Jeroglíficos en el Museo Egipcio de El Cairo. Jeroglíficos en el Museo Egipcio de El Cairo.

El Museo Egipcio de El Cairo es bastante impresionante. Fue inaugurado en 1902 a un costado de la plaza Tahrir. Tiene una diversidad increíble de colosos, estatuas, esculturas, jeroglíficos, sarcófagos, tumbas, ruinas, totems, barcos, etc… realmente impresionante. El museo quedó chico ante la cantidad de objetos que se comenzaron a descubrir. Actualmente es el que posee la mayor colección de objetos del antiguo Egipto del mundo. A pesar de esto, es un tanto triste ver el estado del museo y la mala presentación de lo que tienen. Después de nuestra visita, leyendo noté que mucha gente dice lo mismo. Lamentablemente los objetos parecen estar apilados en el edificio, con una muy mala presentación y muy poco cuidado. Desde el año 2008 está en construcción un nuevo museo, el Gran Museo Egipcio que debía abrir sus puertas el 2013, pero su construcción se ha ido retrasando. Dicen que abrirá durante este año, pero los egipcios dudan mucho de la veracidad de esto. De todos modos, es una visita interesante. Sobre todo, para ver las momias conservadas en un estado increíble. Es posible ver hasta el pelo de los distintos faraones. Esta parte es impresionante. También los tesoros de Tutankamón y Cleopatra. Dada la extensión del museo y que cierra temprano, recomendaríamos partir por las momias y los tesoros para luego seguir con el resto. Y aunque este no vendría a ser el orden lineal de la historia, es probablemente lo más interesante para ver.

Mercado de Khan el-Khalili. Callejones al interior de el Mercado de Khan el-Khalili.

De aquí partimos al mercado de Khan el-Khalili, ubicado en el centro de El Cairo. No nos pareció tan atractivo ni interesante. Luego de haber estado en Marruecos y Túnez, nos parecía que las cosas se repetían. El mercado antiguamente fue un lugar donde se comerciaban productos de distintas partes del mundo, a la vez que había muchísima producción local. Hoy en día, si bien hay cosas locales, muchas eran de otras partes y está muy armado para el turista. Se venden muchos souvenirs y se nota todo muy armado. Quisimos ver algo de la Mezquita de El Azhar, pero no nos dejaron entrar. Había leído que se podía conocer, pero no fue nuestro caso. También, sólo pudimos ver la Mezquita de Hussein desde afuera. El viaje fue largo y caminamos un buen rato por el centro de la ciudad. Todo repleto de gente. Generalmente nos miraban con curiosidad y algunos sin muy buen ánimo. Tardamos muchísimo en poder regresar al hotel. Los Uber nos cancelaban una y otra vez porque no querían entrar al tráfico de la zona, el caos de autos en las calles es increíble. Caminar resultaba más eficiente, pero claro las distancias son enormes y no hay muchas veredas por donde caminar. Finalmente un auto en muy malas condiciones nos llevó, pero se echó a perder en dos ocasiones y en la entrada a Guiza no partió más. Nos abandonó en una rotonda enorme, cercana a la construcción del nuevo museo, sin acceso a internet ni teléfono, comenzamos a caminar hacia el hotel mientras todos paraban a preguntarnos cosas. Nos sentimos un poco intimidados, la cantidad de gente era demasiada y estaba oscuro, muy oscuro. No teníamos claro si era un lugar seguro o no, al menos no lo parecía y las miradas de la gente tampoco eran muy amigables. Finalmente un auto paro y nos llevó al hotel.

Exterior de la Mezquita de Mehmet Ali. Interior de la Mezquita de Mehmet Ali. Ciudadela de El Cairo.

Al día siguiente continuamos nuestro recorrido por la ciudad. Esta vez visitamos La Ciudadela de la ciudad. Una antigua fortificación islámica de la época medieval de El Cairo. Fortificada por Salah al-Din (también conocido como Saladino), para proteger la ciudadela durante las cruzadas. Actualmente se mantiene como un recinto histórico con mezquitas y museos. Y si bien es una visita corta ya que no hay mucho que hacer, las vistas de la ciudad son las mejores. Al interior está la mezquita de Mohamed Ali (parecido al boxeador :D), llamado realmente Mehmet Ali Pasha, también conocida como la mezquita del Alabastro. Su construcción fue para uno de los hijos fallecidos de Mehmet Ali, realizada en 1830.
La visita nos pareció interesante y quizás lo mas bonito que vimos en El Cairo. Lo recomendaríamos principalmente por las vistas de la ciudad, también por que la mezquita se puede visitar por dentro y su decoración es bastante interesante. Las mujeres deben considerar llevar algo para cubrirse los hombros, rodillas y el pelo, de otro modo no las dejarán ingresar.

Volvimos al hotel a ver por última vez el atardecer en las pirámides y el show nocturno tomando un té desde la terraza. Teníamos que preparar nuestro viaje nocturno de largas horas hacia Marsa Allam.

Volantines en la ciudad de El Cairo.
Volantines al atardecer en la ciudad de El Cairo.

Si no has visitado El Cairo esperamos que esta nota te sirva como referencia. Para ser honestos, El Cairo no fue una ciudad que nos gustó. Es una parada obligada para conocer las ruinas de Guiza, pero la ciudad en sí, no nos pareció nada atractiva. Creemos que con dos días para recorrer las ruinas, quizás el Museo de El Cairo y la Ciudadela están bien. Nosotros estuvimos 5 días y salvo estos lugares el resto nos pareció un gran caos, lleno de suciedad y gente no muy amable. Es un lugar que no nos termina de convencer. Si tienes dudas sobre algo más, escríbenos en los comentarios que te ayudamos.

Si visitaste El Cairo por favor cuéntanos qué te pareció en los comentarios, sería buenísimo tener otra visión de la ciudad para cuando queramos volver.

A.

Fecha de nuestra visita: 17 al 21 de Julio del 2018

¿Quieres seguir leyendo nuestras historias por el mundo?

Déjanos tu email y te enviaremos historias, datos de viajes, fotos de lugares... Quien sabe, puede ayudarte a planear tu próximo viaje. :D

5 comentarios para "Recorriendo Egipto: Una historia de Faraones, Pirámides y el río más largo de África."

  1. Pues estoy totalmente de acuerdo con vosotros, El Cairo me ha parecido una cuidad muy extresante y muy muy sucia, jamas me lo pude llegar a imaginar asi.
    El tema guardianes de templos es lo peor y creo que como turistas no lo deberiamos fomentar, tu ya has pagado tu entrada y no debes ni tienes porque pagar a nadie por hacer fotos ya que como bien dices si no se pueden hacer sera por algo.
    Egipto en si culturalmente me ha parecido espectacular y eso que en 10 dias no puedes visitar un pais, pero me echa para atras muchisimas cosas como suciedad, pobreza, hacia el turista son muy muy persistentes y algunas veces te agobian muchisimo, el no poder pasear tranquilamente, tema propinas y un largo etc pero es una experencia mas y haber cumplido el sueño de ver todos esos templos y las piramides es lo mejor, con eso nos quedamos.

    1. Hola Rosario, gracias por darte el tiempo de leer el post. Que bueno saber que nuestra experiencia es compartida. Efectivamente como dices Egipto es un país culturalmente espectacular, pero como tú lo viviste, genera una controversia en torno a la expectativa. La pobreza y la suciedad son realmente tristes. Esperamos pronto publicar la Parte II: «Buceo en Marsa Allam» y Parte III: «Crucero por el Nilo». 😉

    1. Hola Federica, es difícil decirte un presupuesto aproximado de gastos porque cada viaje es distinto, al final depende mucho de los gustos, intereses y comodidades que busques. De todos modos para darte un número, un aproximado para 2, por 11 días recorriendo Egipto, fue cercano a los USD$1.500.
      Nos daremos el tiempo de profundizar esto e incluir los valores en el sitio para más claridad en el asunto.

Responder a federica Cancelar respuesta