19 lugares que nos marcaron este 2019.

Último día del año, quizás un momento reflexivo que nos hace pensar en todo lo que hemos hecho, vivido, compartido durante los últimos 365 días. Por algún motivo la nostalgia aflora y dan ganas de revisar lo que hicimos y proyectar un próximo año mejor que el que se acaba. Revisamos fotos y conversamos acerca de los lugares que visitamos y que más nos marcaron. Por lo mismo, pensamos que sería interesante compartir nuestros 19 lugares del 2019.

* El orden de la lista no corresponde a posiciones por gusto, sino que simplemente el orden en que los conocimos.

Chang Mai, Tailandia.

La fosa exterior de la antigua ciudad de Chang Mai.
La fosa exterior de la antigua ciudad de Chang Mai.

Conocida como la ciudad más grande del norte de Tailandia y ubicada entre algunas de las montañas más altas del país, comenzamos el 2019 en una memorable fiesta de lámparas de papel. Sin duda no es un evento amigable con el medio ambiente, pero tiene un gran atractivo visual, fotográfico y de bastante intensidad. Además, cientos de luces iluminaron la noche de año nuevo, seguido de una celebración por los monjes budistas y finalizando en una fiesta con amigos, donde recorrimos distintos puntos de la ciudad.
Quizás el mayor atractivo radica en la zona antigua, una gran área amurallada con un foso que la rodea en su exterior. Antiguamente construido para proteger la ciudad de las invasiones desde Birmania, pero que al día de hoy sólo funcionan para darle un notable atractivo. Una ciudad llena de actividades culturales, locales, cafeterías con un aire artístico y varios co-workings. Restaurantes de buena gastronomía, todo esto mezclado con templos budistas muy llamativos en estructura y color. Se ven muchos lugares para hacer yoga o locales de masaje tailandés, siendo quizás los masajes por las presidiarias un atractivo adicional. Night Markets entretenidos, llenos de gastronomía asiática y peleas de Muay Thai. La ciudad alberga intereses y atractivos de todo tipo. Pero si la ciudad no es suficiente, hay paseos en trekking a las montañas que pueden tomar uno o más días.

Sin duda una ciudad que cautiva. A nosotros nos enamoró desde el instante que llegamos, pero el tiempo se nos hizo corto. Un lugar al que volveríamos.

EXTRA: Queda a pasos de Pai, un pueblo que también nos encantó.

Luang Prabang, Laos.

Kuang Si Waterfalls, cercano a la ciudad de Luang Prabang en Laos.
Kuang Si Waterfalls, cercano a la ciudad de Luang Prabang en Laos.

La que fuese la capital del Reino de Laos, hoy en día es la tercera ciudad más importante del país. Con influencia francesa y más de 50 templos (según dicen, los más bonitos del Sudeste asiático), nos encantó desde que llegamos. Rodeada de montañas y de los ríos Mekong y Nam Khane, en Luang Prabang sólo se respira tranquilidad.
Nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995 está llena de cafés, donde se pueden compartir pâtisseries sentados en la vereda mirando la gente pasar o pasear por alguno de los templos y conocer algo más del budismo. Caminar por sus calles, donde casi no circulan autos, detenerse a observar su arquitectura con mucha influencia francesa, autos de otra época estacionados por todos lados y escuchar el rezo de los monjes son parte del atractivo. A nosotros nos encantó poder pasear por la ciudad y por el night market cada noche y los mercados durante las mañanas.
Una de las actividades más lindas para hacer es visitar las Kuang Si Waterfalls. Tal vez las cascadas más lindas que hemos visto hasta ahora. En el lugar de las cascadas, hay una pequeña reserva de osos Black Moon rescatados del comercio ilegal gestionada por Free The Bears que fue una sorpresa y nos gustó mucho su historia.

Es una ciudad que enamora por su calma, su atractivo cultural y visual, además de la cantidad de cosas que se pueden hacer.

Hanói, Vietnam

Vietnamita vitrineando en la ciudad de Hanoi.
Vietnamita vitrineando en la ciudad de Hanoi.

La capital de Vietnam y una de las ciudades más grande del país es un lugar lleno de historia y actividades. Influencias de muchas dinastías pasadas, chinos e incluso de franceses han moldeado la ciudad con una enorme herencia cultural. Aunque muchas estructuras no han sobrevivido las distintas guerras, aún hay muchísimo para conocer. Hanói es caos, pero un caos más que interesante. Motos y gente por doquier, casas y edificios pegados unos a los otros, líneas del tren que pasan por pequeños pasadizos y mercados por todos lados. Gran parte de la historia Vietnamita se encuentra acá, pudiendo ver el mausoleo de Ho Chi Min, museos de distintas épocas o la ciudad imperial de Thang Long. La gastronomía y su cultura por el café también están presentes, siendo una de las mayores excentricidades el café con huevo o el café de comadreja.

Es una ciudad muy entretenida de recorrer y caminar. Por lo que sabemos, muchos la aman y otros no pueden con ella. Para nosotros un destino muy recomendado.

Hội An, Vietnam

Señora encendiendo velas para arrojar al río en el pueblo de Hội An, Vietnam
Señora encendiendo velas para arrojar al río en el pueblo de Hội An, Vietnam

Esta pequeña ciudad, antiguamente un gran puerto en el Sudeste de Asia que funcionaba como centro comercial para chinos, japoneses, indios y holandeses, a quienes se les debe en parte la influencia que ha recibido la ciudad. Influencia que ha dejado pagodas, templos budistas, casas coloniales de distinta índole, puentes de distinto tipo que le han dado méritos para ser considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1999. Al día de hoy, es una ciudad predilecta de turistas que vienen a conocer la historia de la ciudad y movidos por la confección de ropa a bajo costo.
Nosotros vivimos el año nuevo vietnamita que está plagado de tradiciones. Una época donde se ven flores y árboles frutales transitar por todos lados. Tal vez una de las cosas más bonitas de la ciudad son sus características lámparas de colores que cuelgan en sus calles y las cafeterías desde donde poder apreciar la vida de la ciudad. Un lugar con mucho carisma, mucha tranquilidad y mucha tradición.

Angkor, Camboya

Un atardecer en el templo de Angkor Wat, en el complejo de Angkor.
Un atardecer en el templo de Angkor Wat, en el complejo de Angkor.

Esta región de Camboya, famosa por sus monumentos y templos dejan con la boca abierta a cualquiera. Si bien Angkor Wat es el lugar más conocido, tal vez por que la ciudad nunca se abandonó como sus cercanas que han debido ser rescatadas de la selva en los últimos años y porque es un símbolo en Camboya, apareciendo incluso en su bandera como ícono del país.
Hicimos el recorrido de 3 días, mezclando nuestra estadía en un hotel con piscina para poder sobrellevar el calor de la zona. Las mañanas y tardes visitamos los distintos templos de los cuales recomendamos principalmente: Ta Prohm, Bayón, Baphuon y Angkor Wat por sus tamaños y las diferencias que tienen entre sí. Aunque una visita completa al complejo es más que recomendada. Nosotros lo apreciamos un montón y nos sentimos como en un juego de Tomb Raider buscando detalles en los muros o en las incalculables ruinas que hay en el lugar. Se puede hacer en Tuktuk o bicicleta.

Ko Lanta, Tailandia

Carla disfrutando del mar al atardecer en las playas de Ko Lanta.
Carla disfrutando del mar al atardecer en las playas de Ko Lanta.

Ubicada en el mar de Andaman, al oeste de Tailandia, es un archipiélago donde la isla más conocida y la que visitamos es Ko Lanta Yai (Isla grande de Lanta). La tranquilidad de la isla la hacen un destino principalmente para gente mayor o familias con niños. Para nosotros fue un lugar perfecto para descansar, ver atardeceres en las distintas playas que disfrutamos casi solos y pasear por sus distintos rincones pasando por hermosas selvas y manglares. De norte a sur hay 9 playas principales en sus 30 kms. de largo. Mientras que en sus 6 kms. de ancho es posible pasar por selvas, pequeños cerros y pasear en sus distintos poblados, de los cuales el que más destaca es el Old Town.

La isla queda cerca de la famosa Ko Phi Phi, desde donde salen tours cada día y aunque lejos de la vida de fiesta de otras islas, es un lugar cuya paz lo vuelve un lugar al que nos encantaría volver.

Ko Lipe, Tailandia

Vista de la isla de Ko Lipe desde el dron
Vista de la isla de Ko Lipe desde el dron

Tal vez la isla más pequeña en la que hemos estado, es posible recorrerla a pie en un par de horas. Ubicada casi en la frontera con Malasia, esta isla al oeste de Tailandia conocida por sus playas y tranquilidad es uno de los lugares que más disfrutamos. Con su tranquilidad y buena onda, conocimos personas increíbles que marcaron nuestro viaje. Sus playas hacen alusión al sol, con nombres como Hat Pramong (Puesta del sol) o Hat Chao Lay (Salida del sol). En su calle principal hay bastante comercio y lugares para comer, pero sin duda la belleza de sus playas y vegetación es el atractivo principal. Es posible hacer snorkel con muy buenos spots. Sus colores son inolvidables. Es una de las islas que más recomendaríamos conocer en Tailandia.

Port Barton, Filipinas

Alberto en las hamacas acuáticas de la playa de Port Barton
Alberto en las hamacas acuáticas de la playa de Port Barton

Al sur de El Nido en Palawan, está este pequeño poblado de pescadores, destino principalmente de mochileros cuya oferta es muy similar a la de El Nido, pero sus precios son al menos la mitad que los de uno de los lugares más conocidos de Filipinas. No hay alojamientos de lujo, ni grandes comodidades. Este pequeño poblado cuyo principal atractivo podría considerarse las pocas calles que tiene y el impresionante paisaje de su playa principal tiene los tours conocidos con letras A, B, C y D además de paseos en SUP, Kayak o una cascada que está en sus cercanías. Es posible caminar a playas cercanas que son muy, pero muy lindas. Sin duda lo que más nos agradó, fue el modo simple de vida y la tranquilidad. Las puestas de sol son hermosas y quedamos con la sensación de que pasaban muy rápido. Hay algunos lugares para salir a comer, pero sin duda el imperdible es Gorgonzola, la pizzería del pueblo. Con pizzas XXL sacadas de otro lugar.

El Nido, Filipinas

Vista aerea de El Nido
Vista aerea de El Nido

Llamado así por los anidamientos realizados por un ave llamada salangana, este municipio al norte de la isla de Palawan cautiva principalmente por la belleza de los lugares a los que se pueden acceder. Si bien el pueblo en si no es bonito, con precios bastante elevados para la calidad de lo que ofrece, tiene su atractivo principal en los tours A, B, C y D. Y aunque los turistas buscan principalmente estos tours (bastante estandarizados) que llevan a destinos impresionantes mezclados con paseos de snorkel realmente buenos (los lugares para hacer snorkel aquí son tremendos), hay otras opciones, como playas cercanas de gran extensión y paisajes igualmente hermosos. A nuestro parecer, casi más entretenidos que los tours mismos. Pasear en moto en búsqueda de estos lugares es muy entretenido, pasando por paisajes que varían mucho en vegetación, sin perder en ningún momento la belleza de la isla.

En el pueblo hay bastante comercio, bares, cafeterías y restaurantes además de pequeños mercados locales. A pesar de que es un lugar bastante saturado y sin una oferta muy buena, sigue siendo un lugar muy recomendado de visitar.

Boracay, Filipinas

Playa Blanca de Boracay, en Filipinas.
Playa Blanca de Boracay, en Filipinas.

Antes de pasar por acá, veníamos con algunas dudas ya que es el lugar turístico por excelencia de Filipinas. Recientemente vuelto a abrir al turismo después de un cierre de 6 meses por parte del gobierno de turno y queríamos evitar la cantidad de turistas que podían atestar las playas. A pesar de eso y de que fuimos para Semana Santa (y los filipinos son muy creyentes) la extensa playa de arena blanca, una de las más famosas del mundo hace honor a su estatus. Su belleza es impresionante, el color que reflejan sus aguas es alucinante y pasar un día descansando aquí es impagable. Si bien hay otras playas alrededor de la isla, su playa principal, llamada correctamente White Beach se roba toda la atención. Esta isla es tan concurrida que está más occidentalizada que otros destinos en Filipinas, encontrando incluso un Starbucks y un McDonald’s en el centro. Aún así, nos pareció un destino muy interesante de este año y un lugar al que también nos gustaría regresar.

DATO: el mango en Filipinas es el mejor del mundo mundial.

Singapur, Singapur

Vista de la marina desde la estatua de Merlion, Singapur
Vista de la marina desde la estatua de Merlion, Singapur

Caminar por esta ciudad es demasiado entretenido. Distintos barrios se cruzan en cada momento: little china, little india, barrio árabe, zona financiera, entre otras. Y aunque pareciera grande, las distancias finalmente no lo son tanto, además está muy bien conectada y con un sistema de transporte de primer nivel.
Y si le agregamos los parques, ¡eso sí que es otro nivel! Tienen miles de áreas verdes que están tremendamente bien cuidadas. Puedes pasar días enteros sólo en sus parques. Gardens by the Bay, donde todos los días es posible ver un maravilloso show de luces, que se intercala con el de la zona de la Marina. En su interior con varias actividades donde el Cloud Forest tal vez sea el que más nos gustó. El Jardín Botánico, otro gran parque que merece una visita. Por último, la zona de la Esplanade donde hay conciertos gratuitos cada día, son parte de la oferta cultural de la ciudad. Que no queda en eso, infinidad de museos, restaurantes, mercados, shopping (es zona franca), entre otras actividades.
Si bien es mucho más cara comparado con todos sus países vecinos, vale la pena dedicarle un par de días. Nosotros la disfrutamos muchísimo y decidimos alargar nuestra estadía porque después de varios, nos quedaba mucho por ver.
Como broche de oro, su aeropuerto está catalogado como el mejor del mundo e incluso ahí, hay cientos de actividades. Quien viaje allá y lo vea, entenderá por qué se ganó esta distinción.

Bukit Lawang, Indonesia

Acampando en la selva, en las cercanías de Bukit Lawang en búsqueda de Orangutanes
Acampando en la selva, en las cercanías de Bukit Lawang en búsqueda de Orangutanes

Este es un pequeño pueblo o lugar que sirve de punto de partida para hacer trekking por la selva de Sumatra. Para nosotros, lugar para ver orangutanes en su casa.
Luego de hacer un safari en África, aprendimos que algo que nos hace felices es ver animales moverse en su entorno. La encrucijada era si ir a Borneo o Sumatra. Por un tema de temporada, clima y precio, optamos por Sumatra. Nuestra experiencia aquí fue muy linda, rústica y en total contacto con la naturaleza.
La zona de la selva donde haces el trekking es una reserva, donde se tiene contacto con orangutanes que han sido reinsertados en la vida salvaje, pero que están muy acostumbrados a los humanos (en algunos casos demasiado). Tuvimos la suerte de ver 4 adultos, 1 adolescente y 4 ternuras de crías. Con más días de trekking es posible encontrarse con orangutanes salvajes, aunque con algo de suerte. Y si eso es lo tuyo, incluso existen rinocerontes y leopardos en la reserva. Aunque estos últimos están muy amenazados y es muy raro verlos.
Si bien el trekking por la selva se hace un poco pesado, a veces con lluvia, mucha humedad y sin comodidades, vale completamente la pena. Ver de cerca a estos gigantes colorines acompañados de muchos otros animales es impagable.
Amanecer en medio de la nada, acompañados del ruido de la selva fue un regalo para nosotros y una experiencia que disfrutamos 100%.

Parque Nacional Komodo, Indonesia

Pink Beach, en el Parque Nacional de Komodo
Pink Beach, en el Parque Nacional de Komodo

Lo teníamos en nuestra lista principalmente para conocer a los dragones, pero fue eso y mucho más.
Declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco en el año 1991, es también una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.
El parque fue creado inicialmente para proteger al dragón de Komodo, que puede llegar a medir 3 metros de longitud y pesar alrededor de 70 kilos. Pero luego se amplió para proteger toda su flora y fauna, inclusive la zona marítima.
Ha amenazado varias veces con ser cerrado al turismo debido al triste robo de dragones, pero aún no sucede y tampoco hay una fecha clara. Esperamos que esto pare y se respete a estos temidos pero hermosos animales.
Nosotros hicimos un paseo en barco de dos días, no muy cómodo, pero con paisajes y lugares increíbles. Vimos decenas de enormes dragones, incluso divisamos alguno pequeño, que se esconden en la copa de árboles. También vimos ciervos, jabalíes, paisajes maravillosos, atardeceres increíble y muchos peces y mantarrayas, plancton fluorescente y el cielo más estrellado que hemos visto en años.
Luego nos animamos a hacer un paseo de buceo y snorkel. Con 3 sumergidas, ha sido por lejos uno de los lugares más espectaculares en los que hemos buceado. Rayas enormes, tiburones, pez Napoleón, pez León, y otros cientos de los más lindos colores, junto con jardines de corales hermosos y en buen estado. Todo un mundo submarino, lleno de colores que no habíamos visto antes.
Esperamos se mantenga tan prístino con el pasar de los años, que se cuide y respete por sobre todo.

Lombok, Indonesia

Viajando en moto en Lombok
Viajando en moto en Lombok

Conocida por sus habitantes popularmente como «Bali hace unos cuantos años atrás», Lombok es tranquila, más solitaria aunque por ser mayoritariamente islámica, su silencio se interrumpe a ciertas horas con los rezos en altavoz.
La isla es grande, nosotros nos quedamos en Kuta, un pequeño pueblo que está en crecimiento.
Arrendamos moto y nos movimos por sus cercanías. Las playas son su highlight. Hermosas y solitarias. Aunque puedan haber más turistas, las hay tan grandes que siempre encontrarás un rincón solitario. Muchas de ellas son ideales para surfistas, pero también hay más tranquilas. Siempre que en una haya viento, te dirán que en la otra no hay tanto.
Desde acá puedes partir hacia alguna de las Gili, aunque nos comentaron que existen otras islas menos turísticas y tanto o más hermosas.
Ya tenemos motivos para regresar de sobra.

Gili Meno, Indonesia

Paseando en la isla de Gili Meno
Paseando en la isla de Gili Meno

Muy famosas son las Gili en Indonesia. Nosotros optamos por la que sería la menos concurrida y por ende, la más tranquila. Las clasifican como la de la fiesta (Gili T), la de luna de miel (Gili Meno) y la entremedio (Gili Air).
Para nuestro gusto, optamos por la mejor.
Muy rústica y aún levantándose del que fue el terremoto en 2018 que derribó varias construcciones. Todos se sorprendían al saber que nuestra estadía sería tan larga y sólo en aquella isla.
Incluso nos agradecían. La verdad es que nosotros fuimos los más agradecidos de este lugar. Descansamos y la caminamos por completo (es pequeña). Aprovechamos sus atardeceres y amaneceres, vimos las estrellas, escuchamos sapitos cantar de noche (lo que se transformaba automáticamente en la búsqueda del tesoro) y a las tortugas nadar en su orilla.
Visitamos la granja de tortugas y nos enamoramos de estas pequeñitas.
Aunque las playas no son las más lindas de Indonesia, todo este contexto hace de Gili Meno un lugar memorable.

Ubud, Indonesia

Caminando por las calles de Ubud, hay mucha artesanía bonita
Caminando por las calles de Ubud, hay mucha artesanía bonita

Ubud quedará en nuestra retina para siempre. Estaba hace muchos años en la lista de Carla, sin tener mayor fundamento, pero algo la llamaba. Ahora somos dos.
Y aunque muchos cuentan que sus años dorados ya pasaron, que hoy en día es un mar de turistas, hay algo en este lugar que enamora.
Podemos partir diciendo que es el centro cultural y artístico de Bali, con muchos museos en sus alrededores, pero las mismas casas ya son obras de artes. Y es que los balineses son de los mejores artesanos que hemos visto. Expertos en madera y piedras, cada detalle en sus edificaciones son encantadores. Simplemente estar ahí es un bombardeo de inspiración.
Pero Ubud da para todos los gustos: miles de restaurantes, heladerías, cafeterías, cursos de yoga, meditación, masajes, bailes, entre otros.
Y si quieres tranquilidad, solo basta con agarrar tu moto y alejarte un poco del centro. Estarás rodeado de vegetación y campos de arroz.

Uno de los atractivos principales es el Monkey Forest. Este lugar es una reserva sagrada donde viven cientos de monos (macaco cangrejero) y que recomendamos visitar a primera hora de la mañana. A nosotros nos fascinó, y lo que se suponía sería una visita de 2 horas terminó en 4.
Ubud además nos dió la oportunidad de sentirnos influencers por 1 día jaja.
Nos invitaron a un Warung (así se llaman los restaurantes) a conocer y promocionarlo. Nos trataron como reyes, comimos rico y nos entretuvimos sacando lindas fotos al lugar y sus deliciosos platos.

Cerramos nuestro review de Ubud con un lugar que habíamos planificado antes de ir: Room4Dessert. Camila, la hermana menor de Alberto, es chef repostera. Inspirados por ella y por la serie de Netflix Chef’s Table, hicimos nuestra reserva con mucha anticipación al que será uno de nuestros restaurantes favoritos hasta ahora. Y eso que ninguno de los dos es fanático de los postres, pero en R4D alientan hasta el más amargo de los paladares a convertirse en uno dulce. Sus 21 tiempos nos maravillaron en lo que fue una visita de aproximadamente 5 horas. Empezamos recorriendo su hermoso huerto, que se beneficia de la maravilla de estar en Bali y que todo puede crecer; y con su peak entremedio, cuando hacen gala de todo su conocimiento en repostería muy bien acompañados de un increíble maridaje que también preparan ahí.

Tenemos ganas de regresar a Ubud siempre, por más largo tiempo y con diferentes excusas. Seguro alguna será para probar otra temporada de R4D.

Jervis Bay, Australia

Caminata en los bosques de Jervis Bay en búsqueda de canguros y distintos tipos de aves.
Caminata en los bosques de Jervis Bay en búsqueda de canguros y distintos tipos de aves.

Fuimos un fin de semana con amigos, con la excusa de compartir, pasear y si teníamos suerte, ver canguros.
Nuestro alojamiento incluía bicicletas, lo que nos permitió pasear por una Reserva Natural muy hermosa, en pleno otoño con colores maravillosos y, ¡los muy esperados canguros! Que además estaban acompañados de walabis y muchos hermosos pájaros.

El entorno es espectacular, las playas increíbles, con arena más blanca que la harina y el color del agua en esos tonos azules que hacen alucinar. Lamentablemente como era otoño no nos acompañó el clima para un chapuzón, así que otro lugar que tendremos que regresar y conocer en otra época.

Holbox, México

Esperando la tormenta en la isla de Holbox
Esperando la tormenta en la isla de Holbox

Llegamos a lo que estábamos buscando en México. Algo más original, rústico y tranquilo, no otro Cancún más.
Hace muchos años lo teníamos en nuestra lista. Fue el único lugar que visitamos en esta zona de México que se salvó del sargazo. Las playas hermosas, con una maravillosa tormenta de bienvenida que nos regaló un cielo con colores hermosos.

El pueblo pequeño y acogedor. Sin calles pavimentadas, lo cual en días de lluvias puede ser un pequeño problema, pero se agradece que a diferencia de otros lados no hay tanta gente. Casi no hay autos, dominan los carritos de golf eléctricos. La luz es intermitente, y no es raro sufrir apagones durante tu estadía. Internet no existe, pero se agradece. Nos encantó ir a una pizzería donde todos estaban «obligados» a compartir con el que te tocaba en la mesa.

Y si quieres alejarte del ruido, basta con caminar a alguno de sus extremos y encontrarás la calma. Nosotros fuimos hacia la zona de los flamencos, donde logramos estar unas cuantas horas a solas, gracias a una tormenta que alejó a todos los turistas. Y cuando salió el sol, tardaron en regresar y sólo estábamos nosotros y nuestros amigos rosados.
Eso sí, no es de los lugares más baratos, aunque amerita un nuevo ahorro para regresar.

Jackson Hole, Estados Unidos

Contemplando
Contemplando la inmensidad de las Teton en el Teton National Park, Jackson Hole, Estados Unidos.

Otra visita corta a un maravilloso lugar. Nos invitaron al matrimonio de unos queridos amigos, pero bastó unos pocos días para que nos quedáramos con ganas de más.
Jackson, el pueblo donde alojamos, es como sacado de una película de cowboys. Y es que lo que fuera antiguamente un sector de tribus norteamericanas, es hoy un auténtico lugar cowboy. Existe un bar, probablemente el más grande, donde es posible ver los típicos y coordinados bailes cowboy.
Aunque más allá de todo esto, el real atractivo radica en su naturaleza, el entorno. Rodeado por la cordillera Teton y muy cerca del Parque Yellowstone, a ratos recuerda a un paisaje similar a las Torres del Paine, pero con alces, moose, elk, osos y otros animales tan emblemáticos como el águila calva.
Logramos hacer un paseo por el río, con un paisaje espectacular y una tranquilidad inigualable. Y el lugar donde fue el esperado matrimonio era un hermoso rancho donde pudimos apreciar un hermoso atardecer en la cordillera Teton.
Todo muy bonito. Y ahora con amigos por allá, seguro regresaremos.


Aunque el 2019 ha pasado muy rápido (cada año pareciera durar menos) y conocimos muchos lugares, las experiencias que hemos vivido nos han marcado para siempre. Tuvimos la suerte y estamos tremendamente agradecidos de haber conocido a un montón de gente que hoy consideramos amigos y esperamos volver a ver pronto y lugares que ansiamos volver. Aún así nos preguntamos, ¿qué te parece este listado?

¿Qué lugares nos podrías recomendar conocer el 2020?

Los seguimos leyendo en los comentarios o en Instagram.

C & A.

Fecha de nuestra visita:

¿Quieres seguir leyendo nuestras historias por el mundo?

Déjanos tu email y te enviaremos historias, datos de viajes, fotos de lugares... Quien sabe, puede ayudarte a planear tu próximo viaje. :D

Deja un comentario